Trufas de chocolate y leche condensada…¡veganas!

 

Estas trufas de chocolate y leche condensada veganas van a hacer las delicias de todos y seguro que, sobre todo, van a sorprender muchísimo. Se preparan con tan solo 4 ingredientes -y uno de ellos es opcional…- y en un pis-pás. Así que seguid leyendo atentamente para no perderos esta maravilla.

Sí, sí, no se me ha ido la olla. Estas trufas de chocolate que os enseño hoy llevan leche condensada, pero son veganas. ¿Y cómo es eso posible? Pues porque hace poco he descubierto que venden en el super la versión vegana de la leche condensada. ¿No es genial? Bueno, igual no es tan genial, porque es una opción gocha más que nos ofrecen a los alérgicos a los lácteos. 

Hasta ahora más o menos encontraba de toda clase de sustitutos para los productos lácteos, pero la leche condensada era uno de los pocos que me faltaban. Ahora, la marca que hace la de toda la vida, ha sacado la versión vegana para que todos podamos ponernos gordos a gusto ;P Cómo no, en cuanto la vi tuve que comprarla…

Como no era plan de comérmela a cucharadas -antes de la alergia la chupaba directamente del tubo-, pensé que lo más sensato era usarla para preparar alguna receta. Al final me la voy a acabar comiendo igual, sí, pero parece como que se disimula más si la has juntado con otros ingredientes. Aunque en esta ocasión va con chocolate y alcohol… ¡Bueno, que he recuperado el gusto y quería darme un homenaje!

Y para que el homenaje sea aún más brutal, estas trufas llevan un toque de Bailey’s vegano. Porque sí, también han sacado la versión vegana de esta crema de whisky! ¿Puede ser más maravilloso el mundo?

Pues sí! Puede ser más maravilloso, porque os traigo la receta también en vídeo 😉 La tenéis en mi canal de YouTube, en el que os espero ^_^

TRUFAS DE CHOCOLATE Y LECHE CONDENSADA


Dificultad: fácil.
Tiempo de preparación: 20 minutos.
Reposo: mínimo 4 horas (o 2 en el congelador)
Cantidad: 20 trufas aprox.
Alérgenos: frutos secos, gluten (le leche condensada vegana lleva avena)

Ingredientes

  • 150 g de chocolate negro (yo usé 75%)
  • 160 g de leche condensada vegana
  • 1 cucharada de margarina
  • 2 cucharadas de Bailey’s vegano (o cualquier otro licor)
  • para decorar: crocante de almendras, sprinkles…

Preparación

1.- Troceamos y fundimos el chocolate al baño maría o en el microondas. Si optáis por la segunda opción, hay que calentar durante 30 segundos, remover para repartir el calor, volver a calentar 30 segundos y volver a remover. Si aún no se ha fundido del todo, vamos dando golpes de 10 segundo. Es muy importante remover bien, porque aunque no se haya fundido del todo, a veces con el calor residual se termina de fundir.
2.- Mezclamos el chocolate con la leche condensada. Tiene que estar a temperatura ambiente o incluso un poco templada, si está fría puede hacer que el chocolate se endurezca.
3.- Fundimos la margarina y la añadimos a la mezcla de chocolate. Por último, añadimos las 2 cucharadas de licor y mezclamos bien todo.
4.- Forramos un molde o tupper con film transparente y vertemos la mezcla. Tapamos con film, en contacto con la superficie, para que no salga costra.
5.- Llevamos a la nevera durante al menos 4 horas, o, si queremos que vaya más rápido, al congelador durante 2 horas, para que la masa endurezca.
6.- Pasado el tiempo, desmoldamos y quitamos el plástico.
7.- Vamos cogiendo trocitos de masa y formando bolas con las manos. La textura es bastante chiclosa o como plastilina, no es sólida.
8.- Para decorar, las podemos rebozar con crocante de almendras, o podemos colocar algunos sprinkles.


Consejos:

  • podéis sustituir el Bailey’s por cualquier otro licor: cognac, whisky, Cointreau…
  • esta receta no es apta para niños, ya que lleva alcohol. Si queréis prepararlas para que las puedan comer, solo hay que eliminar de la receta el licor. Otra opción es usar otro líquido, como zumo de naranja, un poco de leche…
  • la leche condensada vegana se hace con arroz y avena, por lo que tiene gluten. Si no sois alérgicos a los lácteos, podéis usar leche condensada normal, y así será una receta sin gluten.
  • para rebozar las trufas podéis usar cacao en polvo, coco rallado, fideos de chocolate, otros frutos secos…
  • la textura es blandita, fundente. Tipo las recetas de fudge.
  • conservarlas preferiblemente en la nevera, en un recipiente hermético (para que no cojan olores).
Mirad si están buenas, que si me descuido me las roban!!
Estoy segura de que estas trufas van a triunfar en cuanto las preparéis. En casa han volado! Y pienso repetirlas estas Navidades. Además son una buena idea para regalar o llevar si vamos de invitados a casa de alguien (aunque este año la cosa esté complicadilla…).
Muás
Iratxe

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *