Tarta de San Prudencio

tarta de San Prudencio

El 28 de abril se celebra San Prudencio, patrón de Vitoria y Araba. Y como toda buena celebración, tiene que tener su postre típico. Hoy os enseño a preparar la tarta de San Prudencio, pero en la versión sin lácteos. Os va a sorprender lo ligera y fresquita que es, aunque pueda parecer lo contrario.

tarta de San Prudencio

La comida típica del día de San Prudencio son los perretxicos y los caracoles. Los primeros se suelen comer en revuelto, aunque también acompañan a la salsa de los segundos. En cuanto a los caracoles, nunca los he comido, llamadme tiquismiquis, pero en realidad son la excusa para comer la salsa, ya que la salsa lleva de todo: tomate, verduras, jamón, perretxicos…

¡Y no podía faltar el postre! Aunque tengo que confesaros que hasta este año no la había probado. Nunca he sido muy fan de las tartas de pastelería, con tantos rellenos, bizcochos borrachos… Además, esta tarta lleva lácteos a cascoporro, así que, aunque quisiera, desde hace ya casi 7 años que no la podría probar.

tarta de San Prudencio

La tarta de San Prudencio la crearon hace más de 30 años los pasteleros de la ciudad, para que hubiera un postre dedicado al patrón de la ciudad y la provincia. He visto bastantes versiones, pero la original lleva una base de galleta sablé, una capa de nata montada, una capa de bizcocho genovés emborrachado en marc de cava, una capa de nata trufada y cacao en polvo para decorar.

Yo he hecho una versión un poco más simple y sin lácteos: he sustituido la galleta por otra capa de bizcocho genovés, no he emborrachado el bizcocho y la nata la he sustituido por nata de coco.

Tarta de San Prudencio

Dificultad:IntermediateTiempo de preparación: 40 minutosTiempo de cocción: 30 minutosTiempo total:1 hora 10 minutosPorciones:8 porciones Mejor temporada:Spring

Ingredientes

    Para el bizcocho genovés:

  • Para la nata montada:

  • Para la nata trufada:

  • Para decorar:

Instrucciones

  1. Primero preparamos el bizcocho genovés. Para eso, precalentamos el horno a 180º.
  2. Ponemos los huevos en un bol junto con el azúcar, y los batimos con las varillas. Hay que montarlos bien, ya que cuanto más los montemos, más esponjoso quedará el bizcocho.
  3. Tamizamos la harina, le añadimos la sal, y empezamos a añadirla poco a poco a los huevos. Mezclamos con una espátula con movimientos envolventes, intentando que los huevos no se bajen.
  4. Engrasamos el molde que vamos a usar y vertemos en él la masa. Horneamos durante 20-30 minutos, dependerá de lo alto que os haya quedado. Para comprobar que está hecho, pinchamos con un palillo en el centro; si sale limpio, ya está. Dejamos templar un poco en el propio molde y luego desmoldamos sobre una rejilla para que se termine de enfriar.
  5. Mientras, aprovechamos a preparar los dos tipos de nata. Para ello, tenemos que haber metido las latas de leche de coco en la nevera la noche anterior (por lo menos). 15 minutos antes de empezar a montar la leche de coco, metemos en la nevera el bol y las varillas que vayamos a utilizar (esto facilita el proceso).
  6. Sacamos las latas de la nevera con cuidado de no agitarlas o tumbarlas. Abrimos y veremos que en la parte superior se ha formado una capa sólida blanca. Esa es la nata. Debajo habrá quedado un líquido blanquecino, que es el agua de coco. La podemos guardar y usar para añadir a zumos, sopas, bizcochos…
  7. La nata de una de las latas la batimos junto con el azúcar con unas varillas hasta lograr una consistencia firme. Reservamos.
  8. Hacemos lo mismo con la nata de la otra lata, pero le añadimos cacao.
  9. Para montar la tarta, tenemos que cortar el bizcocho en dos capas. Lo ideal es que queden capas finas, de un dedo de grosor como mucho. Si el bizcocho os ha quedado más gordo, podéis quitar el sobrante.
  10. Montaje: ponemos una capa de bizcocho y cubrimos con bien de nata. Colocamos ahora otra plancha de bizcocho y cubrimos con una capa generosa de nata trufada. Para terminar, espolvoreamos cacao por encima.
  11. Reservar en la nevera hasta su consumo.

Notas

  • como he dicho, en la receta original la base es una galleta sablé, que le da toque crujiente. Simplemente habría que preparar una galleta del diámetro de la tarta que vamos a hacer (en el mismo molde).
  • otro cambio que he hecho ha sido no emborrachar el bizcocho. Para ser más fieles a la receta original, habría que emborrachar el bizcocho en marc de cava.
  • lo ideal es que las capas de bizcocho queden finas, de un dedo como mucho.
  • esta tarta se consume fría.

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.