Bollitos veganos de leche condensada y calabaza

Bollitos veganos de leche conednsada y calabaza

Sí, habéis leído bien. He dicho «veganos» y «leche condensada». Pero es que como os enseñé cuando preparé estas trufas, han inventado por fin la leche condensada vegana! Por eso estos bollitos de leche condensada y calabaza pueden ser veganos.

Y gracias a ellos tuvimos un desayuno deluxe el fin de semana pasado.

Bollitos veganos de leche condensada y calabaza

Como ya os conté, la leche condensada vegana la hacen a base de avena y arroz, con lo que no es tan dulzona de sabor como la normal. Pero la textura sí que es la misma, así que es perfecta para sustituirla en recetas que lleven este ingrediente. Eso sí, puede contener trazas de leche, con lo cual cuidado los alérgicos que sois sensibles a las trazas. Yo soy alérgica a los lácteos, pero las trazas no me afectan, por lo que la puedo consumir sin problemas.

Aunque ahora que lo pienso, no se le puede llamar leche condensada vegana, ¿no? Hace poco dijeron que no se podía usar el término «leche» para las bebidas que no tengan origen animal (por decirlo de alguna manera), que tienen que llamarse «bebida vegetal». ¿Así que esto entonces es bebida vegetal condensada?

Bollitos veganos de leche condensada y calabaza

En cuanto a los bollitos, qué os voy a decir, pues que están buenísimos! Quedan muy tiernos y jugosos, perfectos para untarlos en el café o chocolate, y perfectos también para rellenarlos con mermelada o chocolate. Yo los rellené de crema de cacao y avellanas sin lácteos 😋

La calabaza aporta mucha jugosidad a cualquier postre, además de un colorcito anaranjado muy apetecible. La leche condensada en este caso se puede decir que sustituye a los huevos, y os aseguro que no se echan en falta! Eso sí, como os he dicho, esta leche condensada no es tan dulzona como la normal, por lo que estos bollitos no quedan muy dulces.

Bollitos veganos de leche condensada y calabaza

Como ya os he dicho, ya conocía esta leche condensada, pero me vino un bote en la caja Degustabox de enero, lo cual me hizo una ilusión tremenda, porque tenía ganas de preparar más cositas! Y como os digo todos los meses, si queréis recibir la Degustabox en casa todos los meses, solo tenéis que daros de alta en su página web. Al hacerlo, no os olvidéis de introducir el código LA3WN, y así la primera cajita os saldrá por sólo 7,99€, ¡un chollo!

Ya habréis visto en mis RRSS el contenido de la última caja, pero os lo cuento también por aquí. Esta última ha sido buenísima, llena de productos sin lácteos y veganos: barritas de frutos secos, miel y sal de BeKind; una bolsita de Blendi snacks, un aperitivo saludable a base de habas y guisantes; un bote de crema de cacao y avellanas Milka (por desgracia para mí, tiene lácteos); una caja de mini tostas y otra de mini tostas extra finas de Diatosta; sobres Nescafé Gold oat latte, que son sobres de café con leche de avena; 3 bricks de Nesquik go vegetal!!!!; palitos crazy fresa de La Vaca que Ríe (tiene lácteos); pan de leche 0% de Dulcesol (tiene lácteos); un paquete de cereales Special K oats&honey; una botella de zumo de naranja Granini; y una lata de La Lechera veggie.

Leche condensada vegana

BOLLITOS VEGANOS DE LECHE CONDENSADA Y CALABAZA

 
Dificultad: con la panificadora, fácil; a mano, media.
Tiempo de preparación: 30 minutos.
Reposo: dos levados de al menos 2 horas.
Cocción: 15-20 minutos.
Cantidad: 10-12 bollitos.
Alérgenos: gluten, soja

Ingredientes

  • 200 g de leche condensada vegana La Lechera veggie
  • 50 g de margarina
  • 60 ml de bebida vegetal
  • 25 g de levadura fresca de panadería o 9 g de la seca
  • 250 g de puré de calabaza
  • una cucharadita de sal
  • 550 g de harina de fuerza

Preparación

1.- Preparación en panificadora: disolvemos la levadura en la leche tibia y a continuación ponemos todos los ingredientes en la cubeta de la panificadora, en el orden en el que están mencionados. Elegimos el programa que amasa y hace el primer levado. En mi panificadora se llama «masa para pan», y dura 1h 5min.
    Preparación a mano: en un bol ponemos la harina y la sal formando un volcán. Ponemos el resto de ingredientes en el centro, y empezamos a mezclar poco a poco. Amasamos con las manos o con un robot de cocina con gancho amasador, hasta conseguir una bola de masa suave, elástica y que no se pegue a las manos. Pasamos la bola de masa a un bol ligeramente engrasado, tapamos con un trapo y dejamos levar hasta que doble su tamaño. El tiempo dependerá de la temperatura que tengáis en casa.
2.- Una vez levada la masa, volcamos sobre la superficie de trabajo. Vamos cortando trozos de masa, un poco del tamaño que queráis. Les damos forma, los pasamos a una bandeja de horno forrada con papel vegetal, y dejamos que vuelvan a levar, hasta que doblen el tamaño. Yo hice bolas, caracolas y bollitos alargados.
3.- Precalentamos el horno a 180ºC.
4.- Pintamos la superficie de los bollitos con un poco de bebida vegetal.
5.- Horneamos hasta que se empiecen a dorar por la superficie. Depende un poco del tamaño que tengan, pero unos 15-20 minutos.
6.- Dejamos enfriar del todo sobre una rejilla.
7.- Espolvoreamos con un poco de azúcar glas.
Bollitos veganos de leche condensada y calabaza

Consejos:

  • como os he dicho, la leche condensada vegana no es tan dulzona como la normal, así que estos bollitos no quedan especialmente dulces. Por eso son perfectos para rellenar. Pero si queréis que queden más dulces, podéis añadir un poco de azúcar a la masa.
  • si no sois veganxs, podéis pintar los bollitos con huevo batido, quedan con un color dorado más bonito.
  • también probé a hacerlos con puré de boniato, pero como tiene una textura más seca que la calabaza -es más como patata-, habría que usar 70 g de margarina, en lugar de 50 g.
  • al ser una masa levada, hay que usar harina de fuerza sí o sí.
  • podéis usar la bebida vegetal que queráis.
  • como os digo siempre, cuidado al comprar la margarina, ya que muchas llevan mantequilla, leche o gelatina entre sus ingredientes.
  • si queréis otra receta con esta leche condensada vegana, aquí tenéis estas trufas super buenas.
Espero que os haya gustado esta propuesta para los desayunos o las meriendas. Aunque las masas requieren paciencia por el tema de los levados, el resultado merece la pena. No hay nada más satisfactorio que desayunar un bollito casero!
Muás
Iratxe

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *